lunes, 20 de mayo de 2019

Cáncer de intestino: todo lo que necesitas saber


Si no sabe cómo identificar el problema y cuáles son los primeros signos de alerta del cáncer de intestino, este artículo ayudará a aclarar las principales dudas al respecto. El secreto está en la prevención, el diagnóstico precoz y el reconocimiento de los síntomas de la enfermedad.

La pérdida de peso, dolor abdominal, anemia, cansancio y estreñimiento son algunos de los síntomas de una de las enfermedades que más afecta y mata a los portugueses. Sepa todo sobre el cáncer intestinal, entienda cómo puede actuar silenciosamente, qué áreas pueden ser afectadas, y sepa cómo identificar sus síntomas y cuándo buscar ayuda médica especializada.

Todo sobre el cáncer de intestino

Según data de la empresa financiera, Seguros Inbursa, el cáncer intestinal puede presentarse en el colon, llamado cáncer coloidal, o en la parte superior del órgano, conocido como cáncer del intestino delgado. En el primer caso, y más frecuente, el paciente presenta inicialmente una lesión benigna que evoluciona lentamente hacia el cáncer. Durante esta fase inicial y a partir de un diagnóstico precoz, es muy probable que la enfermedad no evolucione hacia un tumor maligno, ya que es posible retirar la lesión mediante un procedimiento quirúrgico.
El segundo tipo de enfermedad, que ocurre en la parte más fina del intestino, es muy raro y difícil de diagnosticar, ya que sus signos se ven casi siempre como síntomas leves de malestar o complicación del tracto intestinal.

Prevención

La prevención del cáncer intestinal pasa sobre todo por la adopción de hábitos de vida más saludables, con especial atención a la alimentación, así como por la atención a las señales de alerta que envía el organismo. Al percibir cualquier cambio relacionado con el buen funcionamiento del intestino, es posible buscar seguros de vida y detectar precozmente un pólipo o lesión que pueda evolucionar hacia un caso de cáncer.

  • Los hábitos saludables que deben tenerse en cuenta son:
  • La ingesta diaria de alimentos ricos en fibra
  • Beber al menos 2 litros de agua durante el día
  • Practicar actividad física regular
  • Evitar el consumo excesivo de alimentos industrializados o que no favorezcan el correcto funcionamiento del intestino
  • Abandonar la adicción al tabaco y reducir el consumo de alcohol.

Tome nota de nuestros consejos:

Intente consumir cereales enteros, como arroz, pastas y panes, evite la carne roja y determine la ingestión diaria de al menos cinco porciones de hortalizas o frutas ricas en fibras, cocidas o crudas.
Trate de mantener un peso sano y adopte la práctica diaria de 30 minutos de actividad física.

Diagnóstico precoz

Normalmente, los médicos utilizan tres tipos de pruebas para realizar un diagnóstico precoz del cáncer intestinal. Son ellos:

  • Colonoscopia total: este es el examen más completo para comprobar la presencia de lesiones o pólipos, ya que permite al médico una visión interna del órgano. Consiste en la introducción de un tubo a través del ano, llamado colonoscopio.
  • Sigmoidoscopia flexible: considerado menos invasivo, este examen sólo permite visualizar la zona del recto y la parte inferior del colon.
  • Análisis de heces: es una prueba indirecta que busca la presencia oculta de sangre en las heces. La sangre puede indicar el desarrollo de algún cambio importante en el intestino, y si se confirma su presencia, deberá realizarse una colonoscopia completa.

Síntomas

Los principales síntomas del cáncer de intestino son:

  • Diarrea y estreñimiento persistentes
  • sangre en heces o heces oscurecidas
  • sensación constante de gas
  • calambres e hinchazón abdominal
  • dolor o sangre en el ano
  • anemia demostrada mediante análisis
  • cansancio o pérdida de peso sin razón aparente
  • sensación anal o en el vientre

Factores de riesgo

Algunos hábitos y problemas de salud pueden aumentar el riesgo de desarrollar cáncer intestinal, como una dieta pobre en fibras, historial de pólipos o cáncer en la familia, diabetes, obesidad y enfermedades inflamatorias intestinales crónicas, como la enfermedad de Chron.



Copyright © Cocktail Week